Cervicalgia

Normalmente el dolor de cuello proviene de problemas mecánicos de las articulaciones y músculos de las vértebras cervicales. Malas posturas, traumatismos, tensión nerviosa, esfuerzos, etc., pueden dañar e inflamar las articulaciones, músculos, ligamentos y nervios del cuello dando lugar a dolor, contracturas, pérdidas de movilidad, dolores de cabeza, mareos, vértigos, dolor en los brazos y hormigueos en las manos.

 

Empezaremos relajando la musculatura del cuello con estiramientos lentos, progresivos y repetidos, mediante técnicas de amasamiento y tensión de las fibras musculares.


Posteriormente buscaremos el mayor movimiento posible, sin dolor, de la zona cervical mediante movilizaciones pasivas, movilizaciones asistidas, y técnicas de estiramiento.

 

Y, por último, incidiremos sobre la higiene postural, tonificando aquellos músculos necesarios, corrigiendo posiciones incorrectas y aprendiendo las posturas de trabajo y de descanso correctas.

 

Cervicalgia significa “dolor localizado en la zona cervical de la columna”.